Los personajes de la novela en el Museo del Prado.


Para todos aquello que les guste la pintura, os dejo información sobre retratos de los personajes de Rojo Amanecer en Lepanto que pueden admirarse en el Museo del Prado de Madrid.

El primero de ellos representa a Isabel de Valois sosteniendo un retrato de Felipe II. Es un retrato de cuerpo entero de Isabel de Valois. Aunque la atribución de esta obra ha sido muy discutida hoy en día se acepta que fue obra de Sofonisba Anguissola. La composición sigue las normas del retrato de corte establecidas por Tiziano y Antonio Moro, con la Reina de pie, ricamente vestida y apoyada en un objeto, en este caso una columna que simboliza la dinastía, así como el medallón con la efigie de su esposo.


Ésta es la primera representación conocida del príncipe Carlos y una de las primeras pinturas de Sánchez Coello. Don Carlos, de unos doce años de edad, aparece casi de frente, vestido de amarillo dorado con jubón pespunteado y calzas de anchas cuchilladas, gorra negra de copa aplastada y espada al cinto. Sobre los hombros lleva un bohemio forrado de lince. Llama la atención la luminosidad de su rostro, con las carnaciones lisas y pálidas y el sombreado delicado que son característicos del estilo del pintor. En este caso sabemos que favoreció a su modelo, ya que la suave expresión no cuadra con el carácter agresivo del príncipe que reflejan los testimonios escritos y sus defectos físicos han sido hábilmente disimulados con la postura frontal, reducidos «el labio belfo y la alargada barbilla» y ocultos los hombros deformes por la capa.


La Infanta Isabel Clara Eugenia, hija de Felipe II, está representada a la edad de trece años, con un gesto distante y elegante, en pie pero de tres cuartos, según una tipología extendida entre los retratistas cortesanos de este momento. Viste traje blanco y oro, cuello y puños de puntas, tocado con plumas y gran profusión de joyas, piedras preciosas y perlas. Lleva un pañuelo en la mano izquierda, según lo habitual en los retratos femeninos, mientras apoya la derecha en un sillón, símbolo de su elevada posición dentro de la corte.

La obra muestra la dependencia de Sánchez Coello del modelo de retrato cortesano creado por Antonio Moro, destacando sus cualidades para captar los detalles de joyas y telas.


Retrato de corte de las infantas Isabel Clara Eugenia y Catalina Micaela, hijas de Felipe II y de su tercera esposa Isabel de Valois (1546-1568).

Las niñas, vestidas de adultas, se nos muestran distanciadas y guardando el protocolo de edad, adelantándose Isabel Clara Eugenia hacia el espectador, en un tipo de representación a medio camino entre lo oficial y lo privado. Este tipo de retratos exhibían la continuidad dinástica del Monarca, al mismo tiempo que servían de recuerdo familiar en la distancia. Sánchez Coello retrató a las Infantas en numerosas ocasiones y a diferentes edades, ejemplo de la predilección que Felipe II siempre tuvo por ellas.

Este cuadro se cita en el inventario del Alcázar de Madrid de 1636, ingresando posteriormente en las colecciones del Palacio del Buen Retiro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada